VOLVER AL BLOG

¿Por qué es vital cuidar nuestra comunicación en los nuevos medios audiovisuales?

23/08/2019 | por Cecubo

En la última década, a raíz de la aparición y el crecimiento de las redes sociales, la comunicación ha pasado a ocupar un lugar cada vez más central en el debate público. Convirtiéndose en algo central tanto para las personas como, sobre todo, para las distintas empresas.

 

Como ya os contábamos en este post, las compañías comunican continuamente -y de maneras muy diversas- y necesitan que esa comunicación llegue de una manera efectiva a sus posibles clientes. Nos encontramos inmersos en lo que algunos sociólogos denominan la Cuarta Revolución Industrial, que terminará por configurar la Sociedad de la información.

En la comunicación de la Industria 4.0 la característica principal es la inmediatez y el aumento exponencial de los flujos de la comunicación. Esto provoca en cierta medida una sobre exposición informativa y ha propiciado que el concepto de economía de la atención se vuelva también muy popular. Esta teoría considera la atención de los espectadores como un recurso escaso y, por lo tanto, clave. Es en este contexto, de hiperconectividad, es donde gran parte de nuestro éxito comunicando depende en gran medida de atraer y mantener la atención de los potenciales clientes.

El manejo de la información y de la comunicación de las empresas se vuelve clave y, por este motivo, el 90% de las grandes empresas españolas cuentan ya, como recoge el Decálogo Dircom, con el perfil profesional de un Director de Comunicación capaz de implementar y gestionar correctamente las estrategias de comunicación precisas.

 

 

Dentro de estas estrategias, las redes sociales juegan un papel cada vez más fundamental debido las enormes ventajas que aportan. La principal de ellas es que han permitido a las distintas compañías tomar las riendas de su propia comunicación, proporcionándoles un canal de comunicación directo con sus clientes.  Otra gran ventaja es la inmediatez a la hora de recibir feedback por parte de nuestros seguidores. Esto permite, además de testear posibles acciones, mejorar de forma sencilla el contacto con los usuarios, que se vuelve más humana y cercana. Así conseguimos naturalizar y acercar y personalizar nuestra marca y productos.

 

Estas herramientas digitales también nos permiten construir una audiencia sólida, cautiva y que tiene verdadero interés por el contenido que le proporcionamos en las redes sociales.

Hasta el momento nos hemos referido a los nuevos medios audiovisuales como una herramienta puramente comunicativa, pero no podemos olvidar que, en este momento, son una de las herramientas de marketing más potentes y empleadas.

Tanto es así que las acciones publicitarias suponen más del 75% de los ingresos para todas las principales compañías de este tipo, exceptuando Linkedin. En poco más de 10 años, las social media, Google y YouTube han sido capaces de modificar por completo el ecosistema publicitario, restando mucha fuerza a los mass media tradicionales. La forma en que lo han hecho posible es a través de una serie de ventajas de las que cualquier empresa se puede aprovechar:

 

  • La audiencia potencial más grande del mundo. Como ya vimos, las redes sociales ofrecen, potencialmente, una audiencia masiva que supera los 1.000 millones de usuarios de todo el mundo.
  • Están en pleno auge. A pesar de las polémicas por protecciones de datos las plataformas están en constante crecimiento. Se han convertido en el medio de comunicación de moda en todo el mundo.
  • El precio de la publicidad en redes sociales es muy inferior a las inserciones publicitarias tradicionales y se paga por cada impacto obtenido, por lo que también son altamente efectivas.
  • Permiten segmentar al detalle. Esto provoca que se pueda crear un contenido publicitario mucho más afinado y que interese más al público.
  • Permiten analizar las campañas casi en tiempo real y con una gran variedad de estadísticas.
  • Permiten generar un contenido publicitario mucho menos agresivo de cara al espectador y, con ello, evitar el hartazgo que sufre el público con la publicidad tradicional.

 

 

Además, el contenido publicitario que se produce para las redes sociales se consume principalmente en teléfonos móviles. Se trata de dispositivos que, aunque cada vez más, no requieren de un contenido de altísima calidad, haciendo posible producir un contenido mucho más barato.

A su vez, las redes sociales han popularizado un nuevo modelo de publicidad que se basa en la figura de los prosumers: clientes, o usuarios, que crean contenido sobre la marca a la vez que lo consumen. Este fenómeno generó lo que se conoce como marketing de influencers que permite asociar los valores de marca con los valores de un usuario de redes, lo que provoca que los productos y servicios lleguen al público a través de una cara amiga en la que confían para orientar sus compras.

A pesar de que las redes sociales ofrecen un gran potencial como canal para desarrollar nuestra comunicación corporativa y nuestras campañas de marketing, requieren de una meticulosa estrategia. Lo que se comunique en redes tiene que responder correctamente a nuestra imagen de marca y tiene que evitar también cometer ciertos errores comunes. En un siguiente post, hablaremos de cómo utilizar las técnicas audiovisuales, fundamentalmente el video, dentro de las acciones de comunicación en Redes Sociales para que éstas sean más efectivas.


SÍGUENOS


SUSCRÍBETE