info@cecubogroup.com      +34 981 10 41 36

En primer lugar, volvamos a la campaña de 2009. ¿Recordáis el cese de Feijoo a Luis Carrera -número uno en la lista por la provincia de Ourense-?

De esta intervención de Feijóo destacaría tres cosas:

Liderazgo en la acción. Reconocimiento del error y cese fulminante del candidato.

Mensaje claro de regeneración de la política gallega.

Spin, spin, spin. Si con estas dos acciones ya le había dado la vuelta a la crisis, Feijóo confrontó su actuación con las acusaciones lanzadas sobre el Bipartito respecto al derroche, por las cuales, como ya hemos destacado muchas veces en este blog, ni hubo respuesta ni, mucho menos, dimisiones -probablemente porque, en realidad, no había razones para dimitir pero sí muchas para contestar-.

Vuelvo ahora al caso del concejal Espadas. En su comunicado Gerardo Conde Roa, candidato del PPdeG en Santiago, no aprovecha la oportunidad de esta crisis y ,realmente, no se acaba de reconocer un hecho grave que ha obtenido una gran relevancia en los medios de comunicación nacionales.

Creo que en este caso se producen tres errores importantes:

Mensaje. Anuncia la dimisión y al mismo tiempo exculpa a Espadas, se posiciona como víctima por pagar un alto precio y pide a los ciudadanos que lo valoren. «No es el día para hablar de su trayectoria política»; «No hay anda irreparable en su error»; «Volverá con nosotros cuando su deuda con la sociedad quede saldada»; «La vida política es una vida muy exigente, nosotros pagamos un alto tributo y pido a los ciudadanos que lo valoren».

Personalización de la crisis. Argumenta que existen sombras que serán depuradas jurídicamente y afirma que el se personará en el Juzgado de Guardia para que la justicia aclare todas las sombras sobre el caso del concejal.

Escenografía, presencia ante los medios, oratoria. La escenografía, después de los dos errores anteriores, casi es un acierto debido a que no daña excesivamente.

Dos campañas, dos crisis, un acierto y un error.