info@cecubogroup.com      +34 981 10 41 36

Esta es la parte que como ciudadano me indigna, la sensación de estar gobernado por gente que usa métodos y frases típicas del hampa en las películas americanas.

Sin embargo, las amnesias selectivas, los olvidos, las destrucciones de los registros de entrada y de salida, de las grabaciones de las cámaras de seguridad, de agendas y de dietarios, de discos duros me llaman la atención por otra causa distinta, al menos a mí, lector de novelas del género negro y detectivesco o policial: que no se colabora con la justicia utilizando subterfugios legales.

La utilización abusiva del derecho de todo imputado o imputable a omitir la verdad y toda la verdad mediante la desmemoria, o el recurso a destiempo y como pobre excusa de la LOPD (ley orgánica de protección de datos), una vez el tema se está investigado por un juez, la pérdida o cambio de discos duros de ordenadores portátiles obsoletos, eran algunos de los procedimientos a los que nos tenía acostumbrados el entorno de Batasuna.

Pero en todo esto, omitido y destruido, según ciertas declaraciones de dirigentes del Partido Popular, estaría la demostración incontrovertible de que Bárcenas miente en sus papeles y apuntes, pero al no oponer otra información documentada a la del extesorero, alguna información que se contraponga a la expuesta en esas notas, o «renglón escrito al vuelo en un papel arrugado», que por activa y por pasiva se ha demostrado que son en parte verdaderas, no me queda más remedio que concluir, o deducir a la manera holmiana, que todos y cada uno de los apuntes que presenta Luis Bárcenas Gutiérrez, firmados por él y por álvaro de Lapuerta Quintero, son veraces.

In dubio pro reo: la prueba de cargo ante la opinión pública pasa al Partido Popular; que deberá presentar documentación que desmienta todas las afirmaciones de su extesorero.