info@cecubogroup.com      +34 981 10 41 36

En este nuevo terreno mediático, el slogan de Eisenhower I Like Ike difundido a través de un vídeo con un jingle muy pegadizo, registró una gran penetración en la población y jugó un papel importante en el resultado final de la elección: Dwigth D. Eisenhower se convirtió en el 34º Presidente de los EEUU, al vencer a Adlai Stevenson por una diferencia de 7 millones de votos y dejando a los demócratas en la insignificante cifra de 89 delegados electorales.

La reelección

En septiembre de 1955, Eisenhower sufrió un ataque al corazón que, durante un tiempo, puso en peligro que acudiera a un segundo mandato. Seis meses después, en febrero de 1956, su médico lo declararía apto y el entrañable Ike pondría rumbo directo a su reelección como candidato del Partido Republicano.

Los demócratas también repetirían candidato con Adlai Stevenson, en las últimas elecciones en las que al menos, uno de los dos candidatos, había nacido en el siglo XIX y en las que no participaron Hawai y Alaska, ya que hasta 1959 no fueron considerados estados federales. A la hora de escoger a su vicepresidente, Stevenson decidió que serían los delegados demócratas los que lo votaran durante la convención. Cinco candidatos, entre los que se encontraba un jovencísimo John F. Kennedy, pujaron por formar ticket. Finalmente fue Carey Estes Kefauver.

Eisenhower encara unas elecciones elecciones como incumbent con un mensaje de continuidad focalizado sobre su personalidad y no sobre su gestión. Sus dos slogansremarcan perfectamente esta idea: por un lado, I still like Ike, que retoma la pegadiza canción de 1952, y por otro, Peace and Prosperity, que se enmarca dentro de un escenario post II Guerra Mundial y post Guerra de Corea.

La campaña de Adlai Stevenson, a quien podemos ver representado en la película 13 días como embajador de EEUU ante la ONU, sería un auténtico fracaso en cuanto a los resultados -el margen de la victoria republicana aumentaría en un millón de votos-, pero se convertiría en la primera ocasión en la que un candidato utilizó la televisión para emitir contra-propaganda hacia su adversario.

Esta contrapropaganda se focalizaría sobre dos temas principales:

– El incumplimiento de compromisos adquiridos por Eisenhower. Se trata de dos vídeos bajo el título How that’s again, General? 1 y 2

– La ya controvertida imagen de Richard Nixon, a quien Eisenhower intentó convencer sin éxito para que no le acompañara en la reelección. Nervous about Nixon

En elecciones posteriores llegarían Daisy, Revolving Door o Windsurfing. Vídeos impactantes y eficaces que influyeron directamente en el desarrollo de las campañas. Otros no quedaron en el recuerdo, pero marcaron tendencia… ¿Conocíais este?