info@cecubogroup.com      +34 981 10 41 36

A su trabajo como asesor de diferentes empresas y partidos políticos une una intensa actividad como profesor y conferenciante en foros internacionales.

Comentamos aquí de manera breve su última obra, publicada el pasado mes de mayo por la editorial Conecta, «La estrategia del pingüino», en la que, con agilidad narrativa y apoyado en la ejemplaridad de un buen número de historias reales, analiza el paso de la comunicación masiva (propia de los medios tradicionales) a la comunicación «de persona en persona», que ponen en práctica las redes sociales.

El relato empieza en las playa de Valdelagrana, en el Puerto de Santa María, siguiendo los pasos, y las estrategias comerciales o comunicativas, de un vendedor ambulante de los años setenta, y termina entre las páginas personales que Randy Constan, un músico de jazz de Tampa, Florida, exhibe en Internet, pero en medio, entre un personaje y otro, quedan no sólo los pingüinos, sino también Steven Heyword, enfermo de eclerosis lateral amiotrófica y causa de la creación de PatientsLike-Me (Pacientes como yo), una red o comunidad de enfermos puesta en marcha por su hermano Jamie, o Elizabeth Omalla, una pescadera de Toronto que gracias a KIVA, una red de prestadores de microcrétidos, pudo avanzar en su modesto negocio, o el doctor Nissen, capaz de enfrentarse a una poderosa multinacional farmacéutica y ganarle…, o tantos otros que, utilizando elementos comunicativos poco costosos pero tremendamente eficaces, elementos ajenos al mediador tradicional, al intermediario, alcanzaron objetivos impensables -e imposibles- en la época de dominio exclusivo de los mass-media. Todos ellos componen un relato coral que da cuenta, como decíamos, del imparable proceso hacia unas formas de comunicación que cambiarán, y están ya cambiando, la política, la publicidad (muy interesantes las páginas dedicadas a la estrategia seguida por O’Leary para la compañía Ryanair) y las relaciones personales.

¿Y los pingüinos?

«Los pingüinos, dice el autor, son animales de costumbres muy gregarias. El gregarismo es básico para la supervivencia en las condiciones de vida extremas en las que viven. Una de esas costumbres reflejas es la de lanzarse inmediatamente al agua desde la placa de hielo donde descansa toda la colonia, siempre que ven que otro pingüino lo hace. Se arrojan al agua disciplinadamente, sin hacerse preguntas o cuestionarse los motivos de la zambullida del compañero».

El autor, inspirándose en este comportamiento animal, señala una interesante distinción entre «lograr un pingüino» y «hacer un pingüino».
«Lograr un pingüino» consistiría en «lanzar con éxito un mensaje con el objetivo de que terceras personas, empresas o instituciones tengan que responder o realizar declaraciones sobre él, consiguiendo así provocar una cadena de mensajes que amplifica el alcance y la difusión del primer mensaje».

«Hacer el pingüino» consiste en cometer el error de responder a declaraciones de terceros sin pensarlo, sin sopesar previamente las consecuencias de participar en un debate o preparar el contenido o la puesta en escena del mensaje»

En fin, entre pingüinos, máquinas y humanos, un libro muy recomendable.