info@cecubogroup.com      +34 981 10 41 36

Tras el fracaso en las negociaciones durante la pasada legislatura, cuando el Partido Popular de Galicia, con tan sólo dos en la oposición, se negó a introducir el concepto «nación» en el Estatuto, y el PSdG, tal y como estaba el clima político en aquellos momentos y por su pacto de gobierno con el BNG, no podía pactar sólo con Nuñez Feijoo.

Dos años después el equilibrio de fuerzas ha cambiado. Ahora los populares han recuperado la mayoría absoluta, los nacionalistas se han hundido en los dos últimos procesos electorales y los socialistas necesitan construir una alternativa de gobierno sólida. El zafarrancho de combate para la reforma del Estatuto en esta ocasión tiene tres puntos destacables:

– Pachi Vázquez se muestra sorprendido de que Feijoo no incluyera en su programa para los primeros 100 días de Gobierno (a punto de cumplirse) un impulso de la reforma que los populares llevaban en su programa electoral.

– el ex-conselleiro de Medioambiente, avisa de que no permitirá que la reforma se empantane por debates que no interesan a la ciudadanía, en clara referencia al ya mencionado concepto de nación.

– el PSdG no permitirá que el nuevo Estatuto sea menos ambicioso en cuestiones de derechos que otras comunidades históricas.

¿Qué pretende Vázquez con este movimiento? Primero, como decía antes, comenzar a construir una alternativa política e intentar marcar la agenda del gobierno del PP. Segundo, desmarcarse del BNG al asegurar que no le importará pactar el nuevo estatuto tan sólo con los populares si el BNG lleva el debate a cuestiones de terminología poco importantes, según él. Tercero, se postula como defensor de los intereses de los gallegos en la negociación.

Es conocida la contrariedad de Vázquez (y de otros miembros de su ejecutiva) a pactar con el BNG. Además, es de suponer que, a pesar de que su figura al frente del partido como un «líder» transitorio, quiere imponer su candidatura de cara a 2013; todo esto, más pronto que tarde, viendo los movimientos rápidos y hábiles del ministro más gallego, José Blanco.

¿Acierta en su estrategia? Realmente, está adoptando una postura muy cercana a las posiciones del electorado socialista gallego con respecto a la reforma del estatuto de autonomía pero no tengo claro es que sea la mejor forma de mantener atada a su base de votantes. No está introduciendo un tema político lo suficientemente novedoso y, si abre la puerta a pactar el Estatuto con el PP, tampoco es un tema que muestre una de posicionamiento entre los electorados de los dos partidos mayoritarios. El PSdG no estará dentro de cuatro años en condiciones de conformar un partido con un apoyo mayoritario en la sociedad gallega. No puede enfrentarse con su potencial y antier socio nacionalista. Más bien, son los nacionalistas los que deberían de moverse; pero esto último, no es tan fácil.

¿Por qué Vázquez no se sube al AVE de José Blanco e intenta sacar el mayor partido a la apuesta que está haciendo el de Palas de Rei? ¿Será que Blanco no le da asiento?

*Visto el tratamiento mediático que está recibiendo durante el día de hoy la propuesta socialista. Podemos sacar dos conclusiones.

1) Al PP no le ha hecho mucha gracia -La Voz ha sacado el tema de su página de inicio a media mañana y en la versión impresa apenas es una llamada en portada-.

2) La izquierda y los nacionalistas están encantados – Xornal de Galicia lo tiene en primera titular a cinco columnas-.