info@cecubogroup.com      +34 981 10 41 36

Pudimos ver como el PSdeG y el BNG elaboraron una estrategia centrada en la figura de sus líderes (considerados erróneamente carismáticos), de tono positivo y guante blanco a la hora de entrar en la refriega electoral.

Vimos como el PP, que también centró su campaña en la personalidad de su número uno, lo hizo creando un relato emocional en torno al ahora Presidente de la Xunta de Galicia, historia que, por sí sola, no lograría derrotar al Gobierno Bipartito a no ser por la despiadada campaña negativa, ideada en Madrid y ejecutada a la perfección por los populares con la connivencia de algunos medios de comunicación de Madrid y A Coruña. Una campaña negativa magnífica si miramos los resultados obtenidos, pero peligrosa a la hora de analizar el clima político que dejó tras de si.

Parece ser que los ataques provenientes de la bancada popular hacia los derroches y bienes patrimoniales de los lideres socialistas van a ser, ahora sí, respondidos sin tibiezas por el PSdeG. La guerra se inició en el 2009 y en los próximos meses veremos una nueva batalla. Lo que sí está claro es que este nuevo episodio arrojará una nuava capa de desprestigio a la ya muy desgastada clase política y, por extensión, a nuestras instituciones democráticas.