info@cecubogroup.com      +34 981 10 41 36

Veamos algunos casos que explican por qué la situación actual no se puede tomar en serio:

El BBVA ha ganado en el primer semestre del año, 2.882 millones de euros, un 72% más que en todo el 2012. El Santander, por su parte, «sólo» ha podido ganar 2.255 millones, un 28,9% más que el mismo período del año anterior;

El FROB (Fondo de Restructuración Ordenada Bancaria) da por perdidos 36.931 millones de euros del montante de 52.000 millones inyectados a la banca. Hay que recordar que el FROB, lo da por perdido; los contribuyentes, también. Pero los cerca de 40.000 millones aportados por la UE habrá que devolverlos. A ver cómo. Es imposible olvidarse de aquellos cantos de sirena que decían que la banca asumiría la devolución de los créditos entregados;

Un informe de la Autoridad Bancaria Europea dice que la remuneración media de los 125 banqueros españoles que más cobran se situó en 2,4 millones de euros por persona, la más alta de la UE;

El «banco malo» (Sareb), ante la constatación material de que no es posible vender a precio de mercado las viviendas que están sin acabar, apuesta por demoler una parte sustancial de esta masa habitacional para lograr un alza en los precios de compra y una estabilización del mercado inmobiliario. Solución lógica, habida cuenta de que el acceso a (y mantenimiento de) vivienda, es un tema totalmente resuelto en el Estado español…;

El FMI afirma sin ningún rubor que se cometieron fallos en los cálculos aplicables a Grecia. La apuesta liberalizadora no sólo ha dinamitado las condiciones de vida de los griegos, si no que, además, la deuda pública alcanzó en 2011 el 170% del PIB, cuando en 2009 no llegaba al 130%. No obstante, el FMI seguirá hundiendo países como ha hecho siempre {1}. Que a nadie se le olvide que esa es su misión;

Sin embargo, la hoja de ruta dictada por el FMI para España va en la misma línea: rebaja de salarios, mayor flexibilización del mercado laboral, mejora de la competitividad, progresiva liberación de la economía, profundizar en las medidas de austeridad, etc. Aun así, alerta de que el paro no se reducirá en los próximos años;

El Parlamento autoriza un crédito extraordinario al presupuesto en vigor del Ministerio de Defensa para atender al pago de obligaciones correspondientes a programas especiales de armamento y material, por un importe de 877.334.595,95 euros, la misma semana que el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) expone que necesita 75 millones de euros para evitar el cierre. Como no, «este crédito extraordinario que se concede en el presupuesto del Ministerio de Defensa se financiará con Deuda Pública»{2} ;

Los equipos de futbol (Sociedades Anónimas Deportivas [SAD]) acumulan una deuda superior a 500 millones con Hacienda. En esta cantidad no se incluyen las deudas de Real Madrid, Barcelona, Athletic de Bilbao y Osasuna, por lo que la cantidad será considerablemente mayor;

Países europeos impiden el tránsito por su espacio aéreo a un Presidente de Republica porque EE.UU. (que los espiaba), sospecha que el espía que delató las prácticas ilegales de Washington pueda ir en ese avión.

Llamadme loco, pero a la vista de los hechos, la situación seria, no es.
La siguiente pregunta debería ser ¿es catastrófica? La respuesta no puede ser titubeante: por supuesto que Sí.

Hace unos años, Santiago Alba Rico publicaba un artículo titulado La superioridad del capitalismo, que partía de la base de diferenciar qué es considerado como crisis capitalista y qué no lo es. Al margen de recomendar el artículo, extraeré una cita clarificadora

«Hablamos de crisis capitalista cuando matar de hambre a 950 millones de personas, mantener en la pobreza a 4700 millones, condenar al desempleo o la precariedad al 80% del planeta, dejar sin agua al 45% de la población mundial y al 50% sin servicios sanitarios, derretir los polos, denegar auxilio a los niños y acabar con los árboles y los osos, ya no es suficientemente rentable para 1.000 empresas multinacionales y 2.500.000 de millonarios»

Pese a ser muy sintética, y por extensión, reduccionista, da en la clave de ciertas cuestiones que se han producido en los últimos años. Y nos ayuda a autoafirmarnos en nuestra certeza de que nos dirigimos hacia la catástrofe. Un indicativo claro es que 200 multimillonarios acumulan más riqueza que 3.500 millones de personas.

Algunas apreciaciones acerca del capitalismo

¿Cómo es posible que se de esta situación? Pues la explicación resumida es que se han aceptado las dinámicas del capitalismo como «hechos objetivos», «naturales». Es decir, la acumulación de riqueza y la miseria aparejada han sido mostradas como consecuencias normales del desarrollo ordinario del capitalismo, y además (y sobre este axioma descansa toda su arquitectura ideológica), es el sistema que mejor se adapta a la naturaleza humana. Las referencias a Hobbes, a Adam Smith, a la competencia, al primario instinto de supervivencia, etc., han creado un esquema mental que asocia todas las injusticias inherentes al capitalismo con comportamientos imperfectos de la propia naturaleza humana. Las muertes evitables, la destrucción constante de la Tierra, la gestación de problemas inabarcables, etc., han sido asumidos como normales o secundarios por la inmensa mayoría, con el objetivo (eso sí, edulcorado) de que un puñado de privilegiados maximicen su riqueza. Es sorprendente el nivel de docilidad que mediante diferentes mecanismos {3} se ha inculcado en las sociedades que se autodenominan avanzadas.

Incluso, el carácter <> del sistema es llevado un paso más, normalmente privado (premeditada y falsamente) de toda carga ideológica y reducida su validez a meras cuestiones de eficacia. Esta visión del capitalismo como convergencia de eficacia técnica y transposición de la esencia humana, han forjado su nivel actual de aceptación {4}.

Sin embargo, debe ser rechazada de raíz la presentación de un sistema totalizador como el capitalismo bajo términos técnicos, porque estas operaciones no-ideológicas son el germen de la aceptación de sus consecuencias y funcionamiento injusto como <>.

En este punto, quizás sea interesante plantearnos por qué un sistema que genera y regenera desigualdad, explotación y miseria, puede gozar de tanta aceptación y extenderse por todo el globo, cuando el porcentaje de beneficiados realmente por él es minúsculo. Badiou y Zizek señalan que es una constelación ideológica <> que destotaliza su significado: es capaz de presentarse como apto para cualquier civilización, cultura o país {5}. No obstante, tiene insertado en su ADN un gran caballo de Troya: la mercantilización y la consecuente sacralización de la mercancía. Y he ahí el punto crucial, el nudo gordiano. La mercancía es el pecado original del capitalismo.

Intentaremos profundizar en ello en la siguiente entrada.

——————–

[*]Es la primera de una secuencia de entradas que componen un único artículo. Por su extensión, se ha decidido publicarlo seccionado
[1] Un estudio que muestra a las claras esta realidad es el presentado en 2008 bajo el título International Monetary Fund Programs and Tuberculosis Outcomes in Post-Communist Countries. En él, se constata como las recetas del FMI habían aumentado la mortalidad en un 4,1%.
[2] Esta noticia, si cabe, todavía puede ser menos seria si tomamos en cuenta otro hecho reciente de Defensa: el primer submarino de la clase S-80 (de los cuatro proyectados) retrasa su fecha de entrega por un problema «técnico». Una consultora que pertenece a General Dynamics, acaba de emitir un informe (con un coste de 14 millones de euros) en el que avisa que el submarino, en un estado avanzado de construcción, tiene un problema de sobrepeso de un 8%. El montante inicial de los cuatro juguetitos es de 2.135 millones de euros, cantidad que los distintos contratiempos, obligarán a incrementar.http://www.revistatenea.es/RevistaAtenea/REVISTA/articulos/GestionNoticias_14230_ESP.asp.
Pero puestos a sacarle seriedad, no puedo resistirme a mencionar que la exposición y el documento de presentación, donde se explicaban las virtudes de esta (entre más) «joya(s)» del entramado militar-industrial, se llamase Armada española. Una inversión segura
[3] Dos elementos muy interesantes: desde el punto de la fabricación del consentimiento, Goebbels, tuvo en Edward Bernays y en Walter Lippmann dos dignos maestros; desde el punto de vista de la psicología, cobran especial relevancia en cuanto a la aceptación de la fatalidad y la sumisión, las aportaciones de Seligman sobre Indefensión Aprendida
[4] Sin olvidar todo el daño que en las últimas décadas han hecho las intoxicaciones de Fukuyama (y sus seguidores) acerca de El fin de la historia
[5] Dicha explicación, convenientemente manipulada o malinterpretada, podría dar pie a reconocer la naturaleza <> del capitalismo. Nada más lejos de la realidad: el capitalismo, como mucho, puede que mediante su expansión, haya alcanzado el status de <>, pero nunca será <>.